Sostuvo Lautaro Carmona, y dijo que “va recurrir a crear crisis institucionales”. Apuntó a la “proyección programática” de la Nueva Mayoría.

Hugo Guzmán R. Santiago. Sin entrar en temas puntuales de la contingencia diaria, Lautaro Carmona, secretario general del Partido Comunista y diputado de la colectividad, aborda asuntos más globales y de perspectiva a partir de sucesos registrados en este tiempo en el país.

Descarta que sea momento de instalar candidaturas presidenciales y más bien insiste en trabajar en la proyección programática de la Nueva Mayoría y adelanta: reformas en previsión, salud, vivienda y ampliar cambios en lo laboral y educacional. Sostiene que para eso “parto de la base de que es absolutamente necesario que estén todas las fuerzas que constituyen la Nueva Mayoría”.

Frente a detenciones de altos jefes militares por casos de violaciones a los derechos humanos e irregularidades hay que “establecer una doctrina democrática en Defensa”.

Y contesta a quienes quieren ir más rápido y más a fondo en las transformaciones.

El caso de Juan Emilio Cheyre, un procesamiento por violaciones de derechos humanos, se sumó a Juan Miguel Fuente-Alba por posible enriquecimiento ilícito; los dos, ex comandantes en jefe del Ejército. Hay decenas de otros casos en las Fuerzas Armadas por violaciones a derechos humanos y por irregularidades. ¿Llegó el momento de plantear otra base doctrinaria en las Fuerzas Armadas?

Nosotros planteamos desde un inicio que en el proceso de recuperación de la democracia, una condición importante, era la necesidad de establecer una doctrina democrática de Defensa. Que supone des-solidarizarse de todos quienes estuvieron comprometidos con el terrorismo de Estado; poner fin a cualquier planteamiento directo o indirecto de concebir al pueblo como un enemigo interno de las Fuerzas Armadas (FFAA); democratizar el acceso a las FFAA, como una carrera profesional, donde lo clave sea la vocación y la aptitud, y no factores de lazos sanguíneos o financieros. La vida nos dio la razón. Es un dato objetivo que las FFAA chilenas estuvieron comprometidas, incluyendo el golpe de Estado de 1973, en una política por sobre el país, en un diseño imperial que tiene origen en la doctrina estadounidense, donde sirvieron para defender intereses de grupos económicos trasnacionales y nacionales y de sectores parciales de la nación.

¿Ya no se topó techo con tantos casos y tan continuos durante décadas?

Hay una gran oportunidad que es el proceso constituyente donde debe haber posiciones respecto al papel de las FFAA y su doctrina. En lo contingente hay pasos, porque las FFAA aún no han entregado toda la