1.- Hace unos días se firmó en La Habana, Cuba, el acuerdo de paz definitiva entre las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia – Ejército del Pueblo (FARC-EP), y el Gobierno colombiano que encabeza el Presidente Juan Manuel Santos, logrando una salida política a un largo conflicto armado. Ello fue un hito en los procesos de pacificación y extensión de la paz en América.

2.- La implementación de ese acuerdo será tan dinámico como complejo, requerirá del esfuerzo de la guerrilla y del Gobierno, así como del respaldo de la comunidad internacional y latinoamericana. Un punto central es el plebiscito a que fue convocada la sociedad colombiana para dar el Sí o el No al acuerdo de paz  y que marcará el apoyo del país y el poder seguir materializando todo lo relacionado con el fin del conflicto armado, garantía de justicia, avances en materias sociales y ampliación del marco democrático en Colombia.

3.- Hay que tener presente que poderosos grupos ultraderechistas y militaristas colombianos, con respaldos desde el exterior, rechazan los acuerdos de paz, están saboteando su desarrollo y llamando a votar No en el plebiscito para frenar la salida política. Álvaro Uribe, amigo y aliado de Sebastián Piñera,  encabeza esa operación en contra de la materialización de la paz en Colombia.

4.- Por todo ello, este es un momento en que el pueblo colombiano, y todos quienes están comprometidos con la pacificación del país, empezando por las FARC-EP y el Gobierno, requieren de la solidaridad y el apoyo de los pueblos de América Latina y del mundo, y de las fuerzas progresistas y de izquierda. El Partido Comunista de Chile, hace muchos años que entregó su respaldo a la salida política del conflicto armado en Colombia, y hoy, los comunistas chilenos expresan toda su simpatía y apoyo a la opción de Sí a la paz que se debe refrendar en el plebiscito de octubre próximo. Si en el plebiscito gana la alternativa pacificadora, Colombia podrá seguir avanzando en su proceso de paz, de desarrollo, de mayor democracia. Eso, sin duda, fortalecerá la convivencia regional y acentuará el declarar a América Latina libre de conflictos armados.

Partido Comunista de Chile