Con la presencia de cerca de 400 delegados de todo el país e invitados del extranjero, este 13, 14 y 15 de enero, se llevó a cabo en la Universidad de Santiago, el XIV Congreso Nacional de las Juventudes Comunistas de Chile, máxima instancia de resolución política en que las y los jóvenes militantes definen sus líneas de acción para los próximos cuatro años.

En el encuentro, calificado como “sumamente exitoso” por sus organizadores y asistentes, asumió por primera vez en la historia como presidente de las filas amaranto, Camilo Sánchez Pizarro, quien ha ocupado diversos cargos en la esfera estudiantil tanto en el plano secundario como universitario, quien asume la conducción de la juventud comunista luego que la destacada dirigenta y actual Diputada de la República, Karol Cariola Oliva, hasta entonces Secretaria General de la colectividad, fuera ascendida al Partido Comunista de Chile, en el marco del mismo evento congresal.

“Estamos contentos, orgullosos, fue un Congreso de mucha unidad, con mucho contenido político, donde la juventud expresa su necesidad de seguir cambiando Chile. Hemos iniciado un camino desde las reformas, desde las transformaciones, pero que debemos seguir llevando adelante en función de que nuestro país, así como está, debe perspectivar necesariamente un nuevo modelo de desarrollo”, dijo en la oportunidad la diputada Cariola.

La parlamentaria por Recoleta e Independencia, quien estuvo al mando de la juventud de la hoz y el martillo durante cuatro años, expresó felicidad por su paso al PC, y expresó que “estoy muy contenta del aporte que puedo hacer en el Partido Comunista, que ya he venido haciendo en otros espacios pero que hoy día se formaliza, y también del paso importante que da la juventud de tener por primera vez en su historia un presidente y un secretario general, lo que nos homologa a la estructura del partido”.

Por su parte, Camilo Sánchez, con 27 años de edad, militante y sociólogo de la Universidad de Valparaíso, explicó que “hoy día (los jóvenes chilenos) son maltratados constantemente de manera profunda por un modelo neoliberal que les quita la soberanía sobre sus derechos fundamentales, sobre las decisiones en el país y hoy, esa fuerza joven, particularmente en los sectores populares, requieren de una organización capaz de poder, con ellos, organizar y dar las luchas que requiere, en particular, las conquistas democráticas del pueblo de Chile”.

Además ve: vi