En un recorrido que inicia desde el centro de Santiago hasta Quilicura, se trasladó la “Caravana por la Verdad y Justicia” hacia el monumento que recuerda a los tres militantes comunistas detenidos y asesinados en 1985 por la dictadura José Manuel Parada, Santiago Nattino y Manuel Guerrero, denominado “Caso Degollados”.

En el memorial “Las Sillas” amigos y amigas, familiares y militantes del Partido Comunista de Chile se reunieron para recordar las vidas de los tres asesinados.

Con actos musicales y los discursos de Victoria Guerrero (hermana de Manuel), Jaime Gajardo y Lorena Pizarro, el homenaje a 32 años de este atroz crimen se enmarcó en la renovación de un compromiso por la verdad y la justicia, como también en avanzar en seguir y profundizar las reformas que plantean transformar y avanzar hacia un país más justo y sin el legado de la dictadura.

“No olvidar lo que significó el por qué se les asesinó. El Partido Comunista a través de estos compañeros, en un Chile de estado de sitio y dictadura, investigaba los aparatos represivos para desde esa época perseguir y enjuiciar a los violadores de Derechos Humanos. No se les asesinó solo por ser comunistas, era por tratar de detener una decisión inclaudicable de descubrir y castigar a los criminales de lesa humanidad”, señaló la presidenta de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos (AFDD) Lorena Pizarro.

Por parte del Colegio de Profesores, su ex presidente Jaime Gajardo hizo un llamado a que los trabajadores mantengan su unidad por el avance de las reformas y a no sacar pequeñas ventajas políticas.

Se solicitará acusar a los ministros de la Corte Suprema

Victoria Guerrero, hermana de Manuel Guerrero, recordó la memoria de él y aprovechó de anunciar que las familias del denominado “Caso Degollados” presentarán una solicitud al Congreso para acusar a los ministros de la Corte Suprema por abandono de deberes.

“Este fue un crimen de Estado. Hoy los ministros de la Corte han ignorado completamente los acuerdos internacionales en materia de DD.HH.”, mencionó Guerrero.

Solo uno de los autores de estos crímenes mantiene una pena efectiva de prisión, mientras que el resto de los involucrados están libres sin haber completado sus penas.