El partido con más militantes de Chile. Esa es la actualidad del Partido Comunista luego de haber finalizado exitosamente la campaña de legalización Gladys Marín, la que se desplegó por todo el territorio nacional para lograr las afiliaciones y reafiliaciones necesarias para cumplir con la nueva ley de partidos políticos.

El día de ayer, el PC se reunió masivamente en una gran Fiesta Popular para celebrar este gran logro, además de dar cuenta de la doble jornada de pleno del Comité Central sostenida el pasado viernes 21 y sábado 22 del presente mes. El acto estuvo acompañado por la música de Inti Illimani y la Sonora Tommy Rey.

El diputado y presidente del Partido Comunista de Chile, Guillermo Teillier, subió al escenario rodeado por la Comisión Política del PC. Inició su discurso dando cuenta de la exitosa campaña de legalización Gladys Marín, agradeciendo a los miles de brigadistas que se desplegaron en las calles de todo el país. “Es una inyección de optimismo, entusiasmo y moral que nos permitirá enfrentar en mejores condiciones la dura tarea que se avecina”, enfatizó.

“Estamos convencidos, que si actuamos con la misma decisión, con el entusiasmo y la dedicación constante y diaria que pusimos a la campaña de refichaje, podemos salir airosos en la campaña presidencial y parlamentaria”, señaló Teillier en referencia al escenario electoral de este año.

Derrotar a la derecha e impedir un proceso de restauración neoliberal

En relación a la probabilidad de que se produzca un gran retroceso en cuanto al proceso de reformas en el caso de una victoria de Chile Vamos, el presidente de la colectividad señaló que “el tiempo es ahora, es de una urgencia mayúscula empezar a actuar con decisión, porque la derecha, a la que debemos derrotar, alineada casi sin contrapeso tras Piñera y su política de clase, se propone llegar de nuevo al gobierno, con todo su poder mediático y financiero, con un objetivo claro, revertir el proceso de reformas y reinstalar el neoliberalismo extremo modelado e impuesto bajo la dictadura”.

“No somos de los que pensamos que Piñera ya tiene el sillón presidencial comprado. Al contrario, estamos seguros que la Nueva Mayoría tiene las fuerzas como