El Partido Comunista de Chile ha manifestado estos últimos días su rechazo a la escalada represiva contra sectores del pueblo mapuche, porque tensiona aún más la ya deteriorada relación entre el Estado y esta comunidad y es contraria a la intención política de este gobierno que busca una solución consistente y más permanente a este más que centenario conflicto.

La determinación del gobierno de reformar la ley que tipifica conductas terroristas y además modifica requisitos y plazos de la medida de prisión preventiva, la valoramos como una respuesta con el fin de mitigar el castigo a la prolongada privación de libertad sin juicio que afecta a los comuneros mapuches en huelga de hambre, aunque esta medida se toma cuando en este caso en particular los afectados sufren un daño irreversible.

No es la represión el camino; se requiere abrir espacios relevantes que permitan dar una salida política sostenible a las demandas de los pueblos indígenas, consagrando para ellos derechos políticos, sociales, económicos y culturales. En esa perspectiva abogamos por el buen término de la consulta indígena en desarrollo, que se da en el marco del proceso de construcción del proyecto de nueva constitución que próximamente presentará la Presidenta Bachelet y en el cual comprometemos nuestra voluntad para convertirlo en un avance relevante para las reivindicaciones históricas de los distintos pueblos indígenas.