Educación, salud pública y derechos sociales en las prioridades de esta diputada del PC que va a la reelección, posicionada nacionalmente.

Parecen lejanos los días en que estaba al frente de las luchas estudiantiles y asumía sus responsabilidades como presidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Concepción. También la época, más reciente, en que ejerció como secretaria general de las Juventudes Comunistas (JJCC), colocándose al frente de batallas juveniles que la puso en el tapete nacional.

Así, esta matrona de profesión, hoy de 30 años, se fue convirtiendo en una dirigenta política de perfil nacional y figura en los sondeos con un alto porcentaje de conocimiento y aprobación.

En 2013, su organización, el Partido Comunista, la puso a competir en primarias del conglomerado Nueva Mayoría (NM), las que ganó, convirtiéndose en candidata a diputada por el distrito que, en aquella época, comprendía las comunas de Recoleta e Independencia. Y vino el segundo logro: fue electa con casi el 40% de la votación, generando una sorpresa, aumentando el número de la bancada del PC en la Cámara de Diputados, elevando el porcentaje de mujeres en el Parlamento y convirtiéndose, junto a Camila Vallejo, en una de las dirigentas comunistas y del movimiento estudiantil que llegaban al Congreso.

Han sido cuatro años de ardua labor legislativa, concentrándose principalmente en proyectos relacionados con salud pública y educación. Se propuso continuar sus batallas sociales, políticas y parlamentarias y se presentó a la reelección como diputada del Distrito 9 -Recoleta, Independencia, Huechuraba, Renca, Conchalí, Quinta Normal, Lo Prado y Cerro Navia-.

Cuando llegó al Parlamento, en 2014, también se le incluyó en lo que se llamó la “bancada estudiantil”, posicionada como una de las figuras principales del movimiento estudiantil de 2011, que a la postre empujó la reforma de educación superior que se llevó a cabo en el actual Gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet y que, entre otras cosas, brindó gratuidad a miles de estudiantes.

En 2011 fue elegida como secretaria general de las JJCC, en el marco del XII Congreso de la organización, convirtiéndose en la segunda mujer en la historia en ocupar dicho cargo después de Gladys Marín. En enero de 2017 fue sucedida por el actual presidente de las JJCC, Camilo Sánchez.

Actualmente es parte de la Comisión de Vivienda y Seguridad Ciudadana y Drogas y preside la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados. Desde ese rol luchó con fuerza para defender el proyecto de interrupción del embarazo en tres causales que finalmente se aprobó, además de promover iniciativas para reforzar la salud pública, entre lo que se cuenta la recuperación y fortalecimiento del Hospital Clínico de la Universidad de Chile para la red de salud pública. Ella sostuvo la necesidad de crear un nuevo hospital para la zona norte de la Región M