Educación, salud pública y derechos sociales en las prioridades de esta diputada del PC que va a la reelección, posicionada nacionalmente.

Parecen lejanos los días en que estaba al frente de las luchas estudiantiles y asumía sus responsabilidades como presidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Concepción. También la época, más reciente, en que ejerció como secretaria general de las Juventudes Comunistas (JJCC), colocándose al frente de batallas juveniles que la puso en el tapete nacional.

Así, esta matrona de profesión, hoy de 30 años, se fue convirtiendo en una dirigenta política de perfil nacional y figura en los sondeos con un alto porcentaje de conocimiento y aprobación.

En 2013, su organización, el Partido Comunista, la puso a competir en primarias del conglomerado Nueva Mayoría (NM), las que ganó, convirtiéndose en candidata a diputada por el distrito que, en aquella época, comprendía las comunas de Recoleta e Independencia. Y vino el segundo logro: fue electa con casi el 40% de la votación, generando una sorpresa, aumentando el número de la bancada del PC en la Cámara de Diputados, elevando el porcentaje de mujeres en el Parlamento y convirtiéndose, junto a Camila Vallejo, en una de las dirigentas comunistas y del movimiento estudiantil que llegaban al Congreso.

Han sido cuatro años de ardua labor legislativa, concentrándose principalmente en proyectos relacionados con salud pública y educación. Se propuso continuar sus batallas sociales, políticas y parlamentarias y se presentó a la reelección como diputada del Distrito 9 -Recoleta, Independencia, Huechuraba, Renca, Conchalí, Quinta Normal, Lo Prado y Cerro Navia-.

Cuando llegó al Parlamento, en 2014, también se le incluyó en lo que se llamó la “bancada estudiantil”, posicionada como una de las figuras principales del movimiento estudiantil de 2011, que a la postre empujó la reforma de educación superior que se llevó a cabo en el actual Gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet y que, entre otras cosas, brindó gratuidad a miles de estudiantes.

En 2011 fue elegida como secretaria general de las JJCC, en el marco del XII Congreso de la organización, convirtiéndose en la segunda mujer en la historia en ocupar dicho cargo después de Gladys Marín. En enero de 2017 fue sucedida por el actual presidente de las JJCC, Camilo Sánchez.

Actualmente es parte de la Comisión de Vivienda y Seguridad Ciudadana y Drogas y preside la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados. Desde ese rol luchó con fuerza para defender el proyecto de interrupción del embarazo en tres causales que finalmente se aprobó, además de promover iniciativas para reforzar la salud pública, entre lo que se cuenta la recuperación y fortalecimiento del Hospital Clínico de la Universidad de Chile para la red de salud pública. Ella sostuvo la necesidad de crear un nuevo hospital para la zona norte de la Región Metropolitana, que asegure atención oportuna y de calidad para habitantes del sector.

En cuanto a derechos sociales, estudiantiles, ciudadanos y de la mujer, la prensa registra la participación de Karol Cariola en diversidad de manifestaciones, marchas, actos y debates.

En el conteo de sus iniciativas y proyectos, se constata un énfasis en temas relacionados con su distrito y también demandas sociales a nivel nacional.

En su actividad parlamentaria se cuentan proyectos presentados y convertidos en ley, como la iniciativa de inclusión social que obliga a los sectores públicos y privados a incluir a personas en situación de discapacidad y les asegura, así como respeto a su dignidad, asegurándoles una remuneración digna, con la base de sueldo mínimo.

También la Ley contra el maltrato a personas vulnerables que tipifica un  nuevo delito de maltrato infantil, a personas en situación de discapacidad y adultos mayores.

En la batalla legislativa, Karol Cariola impulsó proyectos relacionados con la creación de Bancos de leche materna y defensa del apego, consagrando el derecho a la alimentación del lactante.

Una de las iniciativas de la diputada comunista, más conocida e incluso aterrizada en las comunas y poblaciones, tiene que ver con la “vivienda social inembargable”,  destinada a impedir que ese tipo de hogares, adquiridos con subsidio estatal, sea embargado por deudas comerciales, beneficiando a miles de familias en todo el país. En esta línea, hizo gestiones para que, finalmente, se derogara el decreto que prohibía a ocupantes de un terreno postular a subsidios para vivienda social.

También Karol presentó el proyecto de fuero laboral y derecho a sala cuna para padres, para beneficiar a los padres trabajadores. La protección animal que prohíbe la experimentación con animales con fines científicos o cosmetológicos; protección a las estudiantes universitarias embarazadas, y/o que sean madres o padres, permitiendo que terminen sus estudios; pago efectivo de pensiones alimenticias, destinado a fortalecer el sistema de cobro de deudas por pensiones impagas.

Sumándolo a otras reivindicaciones de las mujeres, Karol Cariola planteó la necesidad de avanzar en el criterio de “Igual pega, igual paga”, con la finalidad de establecer la igualdad de sueldo entre hombres y mujeres que realizan el mismo trabajo.

Al igual que otros parlamentarios, la diputada ha participado en diversas iniciativas y actividades relacionadas con los derechos humanos, y planteó la iniciativa de “Ninguna calle llevará tu nombre”, destinada a prohibir homenajes y/o exaltación a la dictadura militar y violadores de derechos humanos que ocuparon cargos en el Estado o las Fuerzar Armadas.

También se sumó a la demanda de la bancada de PC en cuanto a rebajar de la dieta parlamentaria en un 50%.

Los sondeos que se conocen, apuntan a una reelección de Karol Cariola, que permitiría incluso aumentar la bancada del PC y mantener en el Parlamento un porcentaje significativo de mujeres y jóvenes.