Diputados Teillier y Cariola presentaron proyecto para eliminar artículo 128 del Código Civil que pone restricciones a la mujer para contraer nupcias.

Natacha Figueroa. Periodista. Si una mujer quiere casarse luego de un divorcio, debe esperar nueve meses para poder hacerlo si está embarazada, hasta que dé a luz. Frente a esta injusta situación, parlamentarios, organizaciones de género y  el candidato presidencial Alejandro Guillier intentan derogar definitivamente el artículo de dicha legislación que somete a la mujer a esta norma.

Se trata del artículo 128 del Código Civil, que tiene 162 años  y que fue creado para esclarecer la presunción de paternidad.

El presidente del Partido Comunista (PC), Guillermo Teillier, y la diputada de la colectividad, Karol Cariola, presentaron en el Congreso recientemente una moción parlamentaria para que finalmente se pueda avanzar  en lo que, han declarado, es una norma arcaica y restrictiva dejando a la mujer en desigualdad de condiciones frente al hombre, donde este puede contraer inmediatamente un nuevo matrimonio.

Teillier sostuvo que “la actual ley mantiene una serie de restricciones para que la mujer pueda contraer nupcias nuevamente, la restringe por el hecho de estar embarazada porque la ley protege al niño. En ese caso la mujer queda en desigualdad de condiciones frente al hombre y lo que hacemos con este proyecto de ley es que tratamos de reparar esta injusticia respecto a los derechos de la mujer y lo reparamos desde luego protegiendo los derechos del niño, de la mujer y del padre, porque creemos que todos los derechos deben ser protegidos por igual. Ese es el fundamento de este proyecto que es muy simple porque es la derogación de un solo artículo”.

Programa de Guillier

Esta modificación al Código Civil también hizo eco en el candidato a la presidencia de la centro izquierda, Alejandro Guillier.

Su programa de género contempla, dentro de sus nueve puntos principales, la eliminación del artículo 128.

Bárbara Sepúlveda, del equipo de Mujeres por Guillier, cree que “es un artículo que discrimina directamente las mujeres, (…) a las embarazadas o incluso cualquier mujer que tiene el mismo derecho de cualquier hombre a contraer la segundas nupcias  y casarse de nuevo, no importando el tiempo que haya transcurrido del cese de su matrimonio anterior”.

Sepúlveda, quien además  fue directora ejecutiva del Observatorio Contra el Acoso Callejero,  manifestó que “es bastante obsoleta la norma, especialmente porque en Chile existe el divorcio y hay muchas personas ya llevan mucho tiempo separados, entonces esa justificación, que si bien en un momento se quiso plantear como una protección para la identidad del niño o