Excepcional encuentro entre representantes de la centro izquierda chilena tuvo lugar en uno de los foros de la Fiesta de los Abrazos 2018 llamado “La experiencia de 4 años de gobierno de NM y Perspectivas ¿Qué unidad política se puede construir?”. El debate fue integrado por el ex candidato presidencial, Marco Enríquez-Ominami (PRO); el senador electo por el Maule y presidente del Partido Socialista, Álvaro Elizalde; por el Frente Amplio, el senador electo Juan Ignacio Latorre (RD); y el diputado y Secretario General del Partido Comunista, Lautaro Carmona. Moderó el dirigente PC Juan Gajardo

Los exponentes destacaron en sus alocuciones no sólo por hacer un análisis de lo ocurrido en el proceso electoral, sino que también de sus perspectivas en una futura convergencia política.

Al respecto Álvaro Elizalde sostuvo que en el país conviven dos visiones  “una más a la izquierda y otra neoliberal”. El presidente PS enfatizó en la influencia de la dictadura cívico militar de Pinochet, la que modificó la cultura: “La lucha por la hegemonía cultural está absolutamente pendiente (…) la dictadura militar fundó un nuevo Chile, que cambió la institucionalidad, lo económico, pero lo más relevante es la cultura (…) patrones de consumo que la derecha sabe activar”, declaró.

El timonel socialista opinó además que “todavía tenemos una de las peores distribuciones de la riqueza del mundo, también avanzamos durante este gobierno y de manera significativa (…) lo que debemos hacer es profundizar políticas redistributivas para el futuro (…) 8 de cada 10 pensionados recibe una pensión menor al sueldo mínimo, en Chile se puede ser pensionado y pobre. Para que un sistema de pensiones funcione, a lo menos la persona debe dejar de ser pobre. Necesitamos una  política redistributiva, un nuevo modelo de desarrollo implica pensar cómo nuestra economía crece y se desarrolla en todos los hogares; desarrollar una política industrial, invertir en ciencia, tecnología e innovación; y en el perfeccionamiento de nuestra democracia” señaló.

El Secretario General del PC, Lautaro Carmona, expresó que “nos satisface mucho de quienes organizamos la Fiesta de los Abrazos que después del 17 de diciembre (…) este sea el primer espacio que podemos empezar a intercambiar entre distintos, pero con un desafío relativamente común” consideró.

El análisis central del dirigente comunista destacó por el mensaje de unidad: “Nosotros somos partidarios de promover una amplia convergencia política y social con vista a proyectar todos aquellos procedimientos, tareas, compromisos, causas, que ayuden a potenciar la propuesta más democratizadora de nuestra sociedad. Subrayo dos cosas: la categoría de proceso (…) que tiene que vivirse en todos los espacios; y que  no puede ser ajeno a las juntas de vecinos, sindicatos, federaciones de  estudiantes, a la política parlamentaria, regional y a los partidos políticos” expresó.

El Secretario General también opinó que no se le puede pedir al Partido Comunista que cambie en su identidad histórica para estar en una convergencia política, por lo que señaló que “La diversidad es una cualidad y habrá que hacer que curse el choque de ideas, que curse hasta llegar a una síntesis, pero no anulando” explicó.

Señaló además que los “intercambios debieran reiterarse, imaginar que hay un eje de contenidos que van a sostener objetivamente (…) esa unidad y vivir la unidad en la perspectiva de un proceso que ni obliga a los partidos, no divide, ni obliga a nomenclaturas” indicó.

Finalmente Lautaro Carmona fue enfático en exponer que el conservadurismo no tiene el absoluto control: “La derecha no tiene en sus manos todo el control, entre otras cosas porque su discurso se sostuvo en validar ciertas reformas. El gobierno de la derecha no tiene mayoría en el congreso nacional”, recalcó.

Por su parte, el ex candidato presidencial Marco Enríquez-Ominami consideró otros análisis que generaron la derrota electoral “si algo permitió a Piñera ganar es su condición de depredador, la velocidad de Piñera, no la de la derecha, es la que nos derrotó en segunda vuelta”. El fundador del Partido Progresista expresó  que “como generación estamos enfrentando algo que ninguna generación enfrentó por la tecnología, y es que el presente y el futuro van juntos, la velocidad con la que avanza Chile es gigantesca, se los digo como protagonista de las tres últimas elecciones. Cuidado con pensar que lo que era válido hace cuatro años lo es hoy” alertó.

Enríquez-Ominami manifestó que “ya estamos de acuerdo en la unidad, la discusión es cuándo y cómo (…) me sumo con humildad al proceso, pero cuidado que los tiempos te pasen por encima, nosotros podernos quedarnos atrás defendiendo una identidad. Podemos ahogarnos en procesos. Propongo primaria en todos los cargos, eso resuelve el tema electoral”,  acotó y agregó que “Hablemos de los más pobres y necesitados, pero hablemos de las capas medias, que son dinámicas. El presente y futuro corren juntos hoy en día, todo es simultáneo y la política y los partidos somos anclados, somos lentos. La ley de partidos políticos está hecha por Pinochet inteligentemente para que sea imposible deliberar en velocidad” advirtió.

Al término de su exposición el político enunció  que “Chile va hacia un nivel de individualismo cada día más creciente, sé que somos cada día más racistas, también sé que como izquierda nos quedamos callados frente a la inmigración. Una izquierda que se queda sólo en el diagnóstico es peligrosa. Yo propongo ahora ya, en lo electoral,  que se hagan primarias para todos los cargos”, finalizó.

Juan Ignacio Latorre, el nuevo senador de Revolución Democrática también hizo su observación de los acontecimientos políticos proponiendo que “estudiemos juntos  el programa de Piñera. Mientras la centro izquierda y el progresismo está en sus procesos de reflexión, de autocrítica, de saber qué pasó acá, a Piñera yo me lo imagino los días lunes con su equipo político más cercano diciendo: ‘avancemos no hay moros en la costa’. ¿Quién está haciendo oposición hoy día? Ya está anunciando ciertas cosas en materia laboral, a través de la Dirección del Trabajo; sistema tributario; sistema de pensiones (…) legitimando el sistema neoliberal”, insistió.

El nuevo senador por la quinta región, mantuvo que “hoy día no hay oposición, por lo tanto la primera tarea que invitaría es a ser una oposición lucida desde el parlamento y desde la calle (…) y coincido con lo que decía Lautaro Carmona, de hacer la experiencia desde los territorios, desde las fuerzas vivas de la sociedad (…) no sólo desde arriba. Una coalición exitosa que sea sostenible no puede ser construida sólo desde arriba y a la rápida, seamos cuidadosos con los tiempos.  Pero hagamos el ejercicio de poner nuestros equipos de trabajo, poner nuestros centros de estudio, poner a nuestros  intelectuales orgánicos, a  las fuerzas parlamentarias que tienen el progresismo y la centro izquierda para estudiar el programa de Piñera (…) sabiendo que ellos se proyectan 8 años” señaló.

Finalmente, Latorre concluyó que “el Partido Socialista tiene un rol fundamental en este nuevo ciclo político, tiene 19 diputados, 7 senadores, es el eje de la centro izquierda desde mi punto de vista; el que puede articular algo más amplio, por primera vez el PS puede. Esto, luego de señalar que en todo el periodo de Concertación y NM el eje estaba en la Democracia Cristiana “y ahora no es así”, sostuvo. “Quien puede dar esa articulación es el Partido Socialista”, reveló.

El foro político reunió a representantes del Partido Comunista, Partido Socialista, Revolución Democrática y Partido Progresista y destacó como el primer encuentro entre fuerzas progresistas opositoras al próximo gobierno de Piñera.