Artículo de Pablo Monje-Reyes [1]

En febrero de 1848, Marx y Engels, dan a conocer el resultado de su trabajo intelectual titulado “El manifiesto del Partido Comunista”. Una obra política de gran calado para el desarrollo de la sociedad moderna. En muchos casos esta obra difundida por todo el mundo. En muchos otros proscrita, rechazada y pensada dejar en el olvido. ¿Por qué? Solo por una contundente razón, en esta obra se describe y analiza con mucha certeza de la lucha entre  oprimidos y opresores, entre burgueses y proletarios.  ¡¡La lucha de clases!! “La historia de todas las sociedades hasta nuestro días es la historia de la lucha de clases” (MPC; 1848).

Muchos conservadores, dirán hoy en día que es un pensamiento viejo, violento, sin sentido, superado por la democracia burguesa, sobrepasado por la historia. Saldrán arrastrando el argumento que las ideas del manifiesto son un fracaso histórico por la caída de los socialismos de Euro – Asia del siglo XX. Inclusive intelectuales “progresista” así lo creen, con  argumentos un poco más refinados están de acuerdo con los conservadores. En algún punto del plano político los revisionistas se unen a los conservadores para luchar contra el proletariado.  Para luchar en contra la fuerza de la revolución. Por tanto, ratifican la idea central que la política es lucha de clases, como lo describe el manifiesto, “más toda lucha de clases es una lucha política” (MPC; 1848).

Solo mirando algunas ideas que se dibujan en el manifiesto, se logra percibir su plena vigencia en el siglo XXI. “La burguesía suprime cada vez más el fraccionamiento de los medios de producción, de los medios de producción, de la propiedad y de la población. Ha aglomerado la población, centralizado los medios de producción y concentrado la propiedad en manos de unos poco” (MPC; 1848).  

Para el año 2017 de acuerdo estudio de la Organización no gubernamental Oxfam, solo un pequeño grupo de ocho personas poseen la misma riqueza que 3.600 millones de personas a nivel mundial. Esto implica que acumulan una riqueza igual a 50% de la población mundial. A esto se suma, los 1.810 millonarios que figuran en la lista de Forbes poseen 6.500 millones de dólares, lo que equivale a la riqueza que ostenta 70% de la población más pobre en todo el mundo. Desde la perspectiva de Chile, en esta lista Forbes a lo menos hay diez empresarios – familia entre los más ricos del mundo. Se destacan la familia Lukcsic; la familia Matte; la familia Angelini; la familia Yarur; individualmente, Horts