• Junto a vecinos, familiares y organizaciones de derechos humanos el Partido conmemoró los 42 años de las detenciones y desapariciones de calle Conferencia

    Tras una marcha que recorrió el barrio donde la Dina realizó  la operación para detener a gran parte de la dirección clandestina del PC el año 1976, se realizó emotivo acto homenaje que contó con la intervención central del Secretario General, Lautaro Carmona, que caracterizó el actual momento político pero también las condiciones de lucha en aquellos años.

    Señaló Carmona en parte de su discurso que: “Estamos aquí para reconocerlos, para rendirles homenaje, para seguir su legado como comunistas, como demócratas del pueblo y como verdaderos revolucionarios. Cada unos de ellos y ellas simbolizan nuestro compromiso con los casi 500 comunistas que se elevan a la categoría de héroes del pueblo, a quienes se les entregará la medalla Luis Emilio Recabarren en el marco de nuestro 106 aniversario.
    Porque fueron víctimas del terrorismo de Estado.. por el delito de ser seres humanos con conciencia social que pensaron en bregar por los humildes y que luchan por la realización integral del ser humano. Los detuvieron y desaparecieron por su condición de comunistas ejemplares. El golpe fue para abortar un proceso de transformaciones que desafiaba las políticas del capitalismo.
    La instalación de la impunidad,  si lo dejamos pasar, sino le ponemos atajo ahora vamos a llegar a que se reivindique la dictadura fascista”.
    Lea la nota de ElSiglo.Cl

    Decenas de personas homenajearon a los militantes comunistas que fueron hechos desaparecer desde calle Conferencia.

    Por Daniela Pizarro A. Periodista. Decenas de personas llegaron en romería hasta la esquina de calle Conferencia con Manuel de Amat, comuna de Santiago, para recordar a los dirigentes y militantes del Partido Comunista (PC) que hace 42 años fueron arrestados, secuestrados, torturados, asesinados y hechos desaparecer.

    Los nombres de Mario Zamorano, Jorge Muñoz, Uldarico Donaire, Jaime Donato, Elisa Escobar y Víctor Díaz, volvieron a sonar en el frontis de la casa número 1587 de la calle Conferencia, la misma que los represores de la Dirección Nacional de Inteligencia (DINA) denominaron “la ratonera”, donde esperaron, disimulando absoluta normalidad, para arrestarlos y trasladarlos a centros de reclusión donde fueron brutalmente torturados, ejecutados y hechos desaparecer.

    Del acto político cultural participaron militantes y adherentes comunistas, además de familiares de las víctimas y la dirección de la colectividad de la hoz y el martillo encabezada por el presidente, Guillermo Teillier y el secretario general, Lautaro Carmona.

    Asimismo, estuvieron, la diputada Carmen Hertz y el diputado Boris Barrera, entre otras autoridades, también, participaron la presidenta de la Agrupación de Familiares de Ejecutados Políticos, Alicia Lira y de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos, Lorena Pizarro, quien fue la encargada de dar el discurso inicial, donde recordó la deuda contra la impunidad que sigue pendiente en nuestro país.

    “Nos hemos reunido para homenajear la Dirección del Partido Comunista que al igual que muchas otras Direcciones partidarias y de organizaciones sociales que fueron parte del Gobierno de la Unidad Popular se mantuvieron en la lucha y resistencia contra la dictadura, por eso hoy por estos compañeros y compañeros debemos ser capaces de renovar nuestro compromiso por la verdad total, con justicia plena, por una democracia, por una sociedad más justa con la cual se comprometieron nuestros familiares”, señaló Pizarro.

    Además, la activista indicó que “el avance por verdad y justicia está ligado al avance democrático definitivo del país para que termine con todos los amarres que nos dejó la dictadura”. Y llamó a estar “alerta” porque según afirmó “este Gobierno no solo no tendrá voluntad política para avanzar en la demanda de verdad y justicia, sino que quiere profundizar la impunidad, liberando a los genocidas de Punta Peuco”.

    En tanto, Lautaro Carmona, en su discurso central en nombre del PC, manifestó que “aquí estamos para reconocerlos y rendirles homenaje, para levantar y sostener su antorcha, para asumir su legado de consecuencia total, en su condición de comunistas, demócratas y luchadores del pueblo, de verdaderos revolucionarios”.

    “Hace 42 años se levantaban las banderas por el derecho al trabajo, por la justicia, por la libertad y la democracia, entonces el verdadero homenaje comunista es recoger su ejemplo y su legado, luchar más y mejor por la unidad del pueblo”, destacó.

    Asimismo, el dirigente dijo que “renovamos el compromiso con la lucha de verdad y justicia, pero por una verdad y justicia plena, por el respeto absoluto por los derechos humanos como condición democrática y para una real convivencia en la diferencia en una sociedad sana”.

    Carmona, también, recalcó que los crímenes de lesa humanidad “no prescriben, no se pueden amnistiar y los condenados por violar los derecho humanos no pueden tener beneficios carcelarios, porque no son simples delincuentes”.

    Y subrayó: “Este partido (Comunista) no solo no renuncia a la perspectiva estratégica de la sociedad socialista sino que sigue poniendo por centralidad en primer lugar la lucha, la organización y las demandas de las y los trabajadores organizados. Hay razones para luchar, pero esa lucha requiere amplitud y por tanto unidad, entonces luchar y unir, tal como lo hicieron estos compañeros, son factores que garantizan que mil veces venceremos”.

    Las víctimas:

    Mario Zamorano Donoso, estaba casado, tenía 45 años a la fecha de su detención. Obrero marroquinero, miembro del Comité Central de su partido.

    Jorge Muñoz Poutays, casado, dos hijos, tenía 35 años al momento de ser detenido. Ingeniero Civil de profesión. Miembro del Comité Central de su partido.

    Uldarico Donaire Cortés, 51 años, casado, obrero gráfico, también miembro del Comité Central del PC.

    Jaime Donato Avendaño, casado, 41 años, mecánico eléctrico, dirigente nacional del Partido Comunista.

    Elisa Escobar Cepeda, soltera, 42 años, dirigente del  Partido Comunista.

    Víctor Díaz López, 56 años, casado tres hijos, Subsecretario General del Partido Comunista.

    image_pdfimage_print
    scroll to top