(Por Natacha Figueroa González / Periodista). Con un Teatro Caupolicán repleto, el Partido Comunista de Chile celebró sus 106 años de vida y entregó de manera póstuma la medalla Luis Emilio Recabarren, la condecoración máxima de la colectividad, a más de 500 militantes comunistas asesinados en dictadura.

El acto contó con la participación artística de la Compañía de danza Espiral y el Ballet Folklórico de Chile (Bafochi). Asistieron, entre otros invitados especiales, Ángela Jeria de Bachelet; la ex ministra Paula Narváez; el alcalde democratacristiano de Renca, Claudio Castro; la diputada del PRO, Marisela Santibáñez; el presidente de Revolución Democrática, Rodrigo Echecopar;  el timonel del PS, Senador Álvaro Elizalde; presidente del Pro-País Camilo Lagos entre otros ex ministros y ministras y dirigentes; por cierto las agrupaciones de familiares de ejecutados políticos y de detenidos desaparecidos y los principales dirigentes  del Partido Comunista de todos los niveles.

Asímismo estuvieron en el aniversario los embajadores y delegados diplomáticos de Cuba, Vietnam, Venezuela, Nicaragua, El Salvador, Bolivia, Haití y la república Árabe de Siria.

El encargado de dar el discurso central fue el presidente del Partido Comunista y diputado, Guillermo Teillier. Sus palabras recalcaron en primer lugar la participación de las mujeres, como Teresa Flores quien fue la primera dirigente sindical y la encargada de organizar las más tempranas huelgas con enfoque de género. También el timonel del PC recordó la influencia de Belén de Sárraga – anarquista española y activista de los derechos de la mujer- que