Free Wordpress Themes Wordpress Templates Discount Codes How To Start a Blog Best Wordpress Hosting Best Wordpress Themes 2013 Best Wordpress Themes Premium Themes Wordpress Premium Themes Best Wordpress Deal

Manifiesto de los Pueblos en la Celebración del Centenario del Partido Comunista de Chile

 

La ciudad de Iquique y el mes de junio de 2012 son el escenario natural para que los comunistas, los revolucionarios y la izquierda latinoamericana se haga parte de la Celebración de las y los comunistas chilenos en el Centenario de la Fundación del Partido de Luis Emilio Recabarren, Pablo Neruda, Víctor Jara y Gladys Marín: el Partido Comunista de Chile.

Nos unimos con alegría a la celebración de estos cien años de lucha incesante por los sueños y esperanzas del pueblo de Chile; cien años en que generaciones de comunistas chilenos han sido motor del movimiento sindical, estudiantil, poblacional y cultural, puestos al servicio de la conquista de una patria con justicia social, plenamente democrática y soberana y de la construcción del socialismo en Chile, en la América Latina y en el mundo.

Durante estos cien años, nuestras historias se han entrelazado innumerables veces. Es así que los ejemplos de Recabarren, Mariátegui, Sandino, Arismendi, Prestes y Ernesto Guevara han abierto cauces de liberación compartidos y que millones de latinoamericanos han transformado, una y otra vez, en organización, voluntad de lucha y en nuevas esperanzas para el continente. Por eso, la celebración del Centenario del Partido Comunista de Chile también es nuestra, porque es un hito fundacional del legado que nuestros pueblos han forjado en su lucha por la independencia, la libertad, la democracia y la justicia social.

Hoy, cuando la crisis del capitalismo azota al mundo y amenaza con profundizar sus nefastas consecuencias sobre los trabajadores y trabajadoras, nuestra América Latina se alza, por mérito de la incesante lucha de nuestros pueblos, como el continente de la Esperanza. Mientras el capital transnacional impone en gran parte del mundo medidas de profundización neoliberal, que destruyen empleos, retrotraen décadas de avances sociales y lanzan a la pobreza a millones, en nuestro continente gobiernos democráticos, electos y sustentados por las mayorías populares organizadas, empiezan a avanzar en la recuperación de las riquezas naturales, la soberanía y en la construcción de sociedades más justas, equitativas e inclusivas. En nuestros países, otrora víctimas de las dictaduras y el neoliberalismo, surgen desde el seno del pueblo las alternativas a la espiral destructiva a la que el capitalismo conduce al mundo.

Una de sus expresiones más nefastas son las acciones de guerra que las fuerzas imperialistas detonan alrededor del mundo. La lucha por la Paz sigue siendo una bandera irremplazable que las fuerzas de izquierda tenemos el deber de levantar. En nuestro continente, la acción militar de los EE.UU. sigue presente como un factor de presión y chantaje inaceptable. La permanencia y apertura de nuevas bases militares en diversos países de la región, la persistencia del Bloqueo a Cuba, la ocupación del Haití y la continuación de la guerra en Colombia son algunas de las expresiones más graves de su tradicional política hacia América Latina. Llamamos a redoblar la solidaridad con el pueblo Cubano que continúa su lucha por mantener y ampliar los éxitos de su revolución triunfante y con el pueblo Colombiano que busca abrir caminos hacia la paz con expresiones nuevas y esperanzadoras de unidad política y social como la Marcha Patriótica.

Los avances en la integración y unidad de América Latina han sido uno de los pilares que ha posibilitado estos logros, y el sueño de Bolívar es cada día más una esperanza cierta que se arraiga en la conciencia de millones como una necesidad. El ALBA, la UNASUR, la poderosa creación de la CELAC y también el MERCOSUR se consolidan como espacios para cumplir estas expectativas, y abren perspectivas nuevas de desarrollo común, para las que contarán con el apoyo y el impulso de las fuerzas de izquierda. Este compromiso también es parte de la tradición internacionalista legada por Recabarren, quien cruzó las delgadas fronteras de nuestra América para encontrar hermanos y hermanas de lucha en cada país, a quienes se sumó sin ninguna duda en cada lugar.

Por eso, nuestras banderas se siguen alzando decididamente en favor de la integración y la unidad latinoamericana, que se divisa como un verdadero pilar de transformación social, como condición indispensable para el desarrollo y para la realización de nuestra plena soberanía. Esta visión del futuro, necesita dar solución a las demandas pendientes, que nos dejaron las guerras y disputas de los capitalistas que usaron el nacionalismo como instrumento de sus intereses. En la región en que nos encontramos, zona salitrera y minera, resulta imposible no expresar nuestro respaldo y solidaridad con la demanda del pueblo boliviano por una salida al mar. Expresamos nuestro compromiso en promover de conjunto, los acercamientos y debates necesarios para que nuestros pueblos abran camino a una solución que signifique: mar para Bolivia.

Cien años de vida recorridos son, sin duda, un gran motivo para celebrar. Pero la perspectiva cierta de que los comunistas chilenos y su Partido demuestran tener ideas, convicción y energías de sobra para seguir luchando cien años más, es motivo para redoblar las esperanzas de los pueblos de América. Cada uno de quienes hemos sido participantes de estas actividades de celebración será multiplicador de esta alegría cuando retornemos a nuestros países.

¡Viva el Centenario del Partido Comunista de Chile!
¡Viva la Unidad de los Pueblos Latinoamericanos!
¡Mil veces Venceremos!
Partido Comunista de Uruguay (PCU)
Partido Comunista de la Argentina (PCA)
Movimiento al Socialismo – Instrumento Político por la Soberanía de los
Pueblos (MAS-IPSP)
Partido Comunista de Bolivia (PCB)
Partido Comunista Peruano (PCP)
Partido Comunista del Perú – Patria Roja (PCP-PR)
Partido Comunista de Brasil (PCdoB)
Partido Comunista Brasileiro (PCB)
Partido Comunista de Chile (PCCh)
Iquique, 8 de junio de 2012