Justicia declara sobreseimiento definitivo en querella del PRI contra el Partido Comunista

El tribunal decreta el sobreseimiento definitivo de los antecedentes de acuerdo al artículo 250 letra a) del código procesal penal, señala que en ninguno de los delitos señalados por la parte querellante ha sido posible entender que hay presupuestos básicos mínimos de establecimiento de los tipos penales; ha sido descartada, por parte del órgano persecutor constitucional que es el ministerio Público, la existencia de aquellos delitos y el tribunal estima que hay entonces un ánimo temerario por parte de los querellantes en la ligación de este caso, por tanto condena en costas expresamente a los querellantes.

(Vía radionuevomundo.cl)

(Por Natacha Figueroa González / Periodista). La justicia determinó que no hubo delitos por parte del Partido Comunista, tras la acusación presentada ante la justicia por el Partido Regionalista -PRI- quien acusó a dirigentes del PC, entre ellos el presidente de la colectividad, de supuestas falsificaciones de contratos tras la venta de acciones de la emprea Araucaria por parte de la colectividad política.  La acción fue presentada por Eduardo Salas, dirigente del PRI que recordemos está sometido a investigación por haber emitido boletas a SQM por alrededor de 100 millones y que es parte del Comité Político de Chile Vamos y del actual gobierno.

La causa llevada por el fiscal de Alta complejidad Centro Norte, Marcelo Carrasco, quien  investigaba la querella interpuesta por el PRI, determinó  lo insustancial de la demanda convirtiéndose en una nueva amarga derrota para la derecha.

Según aclaró el abogado defensor de la causa Ramón Sepúlveda, la justicia comprobó y fundamentó que no hubo infracción alguna, por tanto se entrega el sobreseimiento definitivo, no habiendo causa pendiente en contra de los dirigentes del partido Comunista, lo que fue ratificado incluso por el tribunal de garantía.

 

El abogado Ramón Sepúlveda sostuvo que el Tribunal en su resolución señaló que la querella del PRI en contra del Partido Comunista fue temeraria, carecía de fundamentos y que había sido utilizado el sistema judicial para fines políticos. La resolución también sancionó con el pago de todos los gastos al PRI. Es decir cancelar las costas del juicio.

 

El presidente del Partido Comunista, Guillermo Teillier sostuvo que siempre declararon que las acusaciones presentadas por la derecha no eran reales y que el PC actuó con transparencia.

El parlamentario además destacó que el nombre del Partido Comunista sigue en alto y que nunca ha estado involucrado en situaciones ilícitas.

 

La resolución del tribunal, además de asegurar la inexistencia de delito, constató que los demandantes tenían intensiones políticas. Así también lo relevó el presidente de la colectividad, donde expone el aprovechamiento político.

 

 

Con esto, el Partido Comunista comprueba que el caso de ventas de acciones, fue realizada conforme a la ley y que se llevó a cabo bajo la nueva ley electoral que pide a los partidos políticos utilizar al menos dos tercios de sus bienes en actividades propias de las colectividades.




Lautaro Carmona ante macabro hallazgo en ex Colonia Dignidad: “La UDI está desafiada a pronunciarse sobre esta aberración”

Tras el descubrimiento del lugar donde fueron quemados los restos de detenidos desaparecidos y ejecutados políticos en Colonia Dignidad, el Secretario General del Partido Comunista, Lautaro Carmona, en entrevista con el noticiero matinal de radio Nuevo Mundo, desafió a la bancada UDI a pronunciarse frente a esta macabra información, especialmente al defensor de la Dictadura, Ignacio Urrutia, quien es diputado por la séptima región, y el ministro de justicia Hernán Larraín, ex senador por la misma zona.

 

El dirigente comunista aclaró que de no haber pronunciamientos claros y directos por parte del gobierno, éste se vuelve cómplice del genocidio y tortura que ocurrió en Colonia dignidad contra cientos de compatriotas.

 

Lautaro Carmona, explicó que este tipo de informaciones son un duro golpe a la sensibilidad humana y por ello, convocan con más fuerza al mundo progresista, a participar del homenaje a las víctimas del caso Conferencia, hechos desaparecer en Dictadura, el cual se realiza este sábado 12 de mayo.

 

El Secretario General del Partido Comunista, aclaró que la derecha se hace cómplice de la Dictadura, ya que por la vía del silencio validan las aberraciones humanas cometidas en Colonia Dignidad. Finalizó reiterando el llamado a participar de la caminata y acto en memoria de los detenidos en calle Conferencia, este sábado 12 mayo a las 16 horas.

(Ver nota con convocatoria a acto)




Entrevista de Radio U. de Chile a Guillermo Teillier: “Un gobierno progresista no da sin la DC”

(Vía radio.uchile.cl)  El timonel del Partido Comunista está convencido de que la única forma de volver al poder es a través de un acuerdo que vaya desde la DC hasta el Frente Amplio, con el PC como engranaje entre fuerzas progresistas y de izquierda. Teillier repasa acá las fallas del gobierno de Bachelet -como el no cierre de Punta Peuco-, la nueva cara de la derecha y el rol del Tribunal Constitucional (a quienes piensan en acusar constitucionalmente).

Por: Martín Espinoza C.

Guillermo-Teillier

– ¿Un cafecito, compañero Guillermo?

Guillermo Teillier dice que no, pero que gracias, mientras apoya su espalda en el respaldo de su silla. No se le ve tenso.

– Y aprovecho de pedirle una firmita, compañero Guillermo, le dice la misma mujer.

Hay cosas que en el Partido Comunista no cambian y que probablemente se mantendrán como tradiciones por el resto de su historia. Pero hay otras que sí han cambiado, por ejemplo, su táctica. Hace cinco años tomaron la controvertida decisión de aliarse con las fuerzas del conglomerado del cual habían sido históricos opositores, dando forma a la Nueva Mayoría, un proyecto que, según Teillier, no es un conglomerado, pero que sigue enmarcándose dentro de lo que el Partido Comunista promueve: un gran acuerdo de las fuerzas de oposición.

El PC y el gran bloque opositor

¿En qué está el Partido Comunista hoy? ¿Está trabajando alianzas, articulándose como oposición? ¿Hacia dónde tienen puestos sus ojos?

Nosotros estamos por una convergencia política y social muy amplia. Seguimos reuniéndonos con todos los partidos de la Nueva Mayoría -o ex Nueva Mayoría-, salvo la Democracia Cristiana (DC), que está en un proceso de discusión interna compleja y que nos han dicho que no van a participar mientras no tengan el consenso para ello. También hemos iniciado importantes lazos con el Frente Amplio. Han sido buenas las conversaciones que hemos tenido, incluso en la cámara logramos un acuerdo desde la DC hasta el FA para ganar la mesa de la Cámara y la presidencia de las comisiones, lo que es bastante importante.

¿Con qué velocidad avanza este proceso?

Yo creo que poco a poco eso va a ir caminando. No creo que tan rápidamente se puedan conformar acuerdos o pactos. Nosotros buscamos acuerdos sobre puntos concretos. Ahora, indudablemente que en la medida en que se acercan las elecciones municipales y de gobernadores regionales, se van a acelerar las conversaciones, al menos para conformar pactos electorales. Ahora, yo creo que los pactos electorales tienen que ir más allá. Tengo la idea de que, si no nos ponemos todos de acuerdo, podríamos perder todas las gobernaciones, porque los gobernadores se eligen con un 40%. Y en relación a los alcaldes vislumbro el tema muy, muy, muy complejo.

¿Cómo evalúa la experiencia de haber compartido un proyecto programático con la DC?

Bien. Fue complejo porque la DC desde muy temprano empezó a plantear los matices, es indudable que nosotros queríamos avanzar rápido y ellos no. Habían intereses disímiles. Nosotros sabíamos desde un comienzo que armar una convergencia con ese nivel de diversidad era complejo, pero finalmente todos votamos a favor.

¿No es un buen momento este, de la crisis de la DC, como para pactar sin ellos y mirar para otro lado?

Lo pongo en términos prácticos: La DC tiene 14 diputados. El gobierno necesita 6 para tener mayoría en la Cámara. Echamos para afuera a la DC y no tenemos una oposición que pueda lidiar con alguna posibilidad de éxito. Pasarían todos los proyectos del gobierno como por un tubo. Por otro lado, si quisiéramos tener un nuevo gobierno de centro izquierda, progresista, sin la DC yo creo que no da. Conozco harto la historia de Chile y por experiencia sabemos que no da.

En su propuesta de consolidar una fuerza opositora unificada habrían visiones muy heterogéneas. ¿Por qué lo ve factible?

Nosotros fuimos 20 años opositores duros de la Concertación, pero caímos en la cuenta de que había que buscar alguna fórmula para poder entrar en el debate y crear condiciones para seguir avanzando en el proceso de reformas. Yo creo que el Frente Amplio también se va a dar cuenta. La política es un arte. Por razones ideológicas podríamos estar eternamente peleando con la Democracia Cristiana, pero ¿qué sacaríamos?

Se entiende que la táctica del PC para este periodo es hacer alianza con fuerzas progresistas. ¿Cuánto tiempo de proyección le ve el Partido a esa táctica? ¿Cuánto aguanta el PC dentro de una alianza de corte progresista y no una que, en vez de administrar el modelo, aspire a removerlo?

Este modelo está basado en una institucionalidad concreta, que la dejó establecida Pinochet en la Constitución que nos rige. El principal objetivo para este periodo es cambiar la Constitución. Eso, para nosotros, es avanzar en pro del cambio del modelo. Es muy difícil que pueda cambiar el modelo si no cambia la institucionalidad.  Algo se avanzó en el gobierno anterior en hacer conciencia de la necesidad de cambiar la Constitución, pero es una tarea difícil.

Una vez cambiada la Constitución, ¿se evaluaría una nueva táctica?

Es posible que sí, pero si no se cambia en lo sustancial, que tiene que ver por ejemplo con el papel del Estado, es muy difícil. En Chile el Estado no puede nada de aquello que puede hacer el sector privado. El Estado está desmantelado de potestades para, por ejemplo, incidir en el desarrollo y crecimiento del país. No es que queramos expropiar todo, ni desmantelar la empresa privada. Queremos que el Estado tenga un estatus distinto, como incluso ocurre en otros países capitalistas.

En ese contexto, ¿cómo se evalúa el proyecto de Nueva Constitución y el proceso constituyente del gobierno de Bachelet?

El proceso constituyente es difícil porque se necesita para la reforma constitucional un quórum calificado que hoy día no existe. El proyecto que mandó no tiene asidero mientras no se hagan las reformas constitucionales que establezcan cómo se va a discutir la nueva Constitución.

¿Qué de marxista-leninista tiene el Partido Comunista hoy en día?

Mucho. El marxismo sigue siendo una teoría válida. Eso no quiere decir que consideremos el marxismo como una receta de cocina. Es una teoría y hay que adaptarla a las circunstancias, pero es un método para la discusión y la interpretación de la realidad. En relación al leninismo, Lenin aplicó el marxismo en una realidad concreta. Nosotros tenemos que aprender de Lenin a aplicar el marxismo en nuestra realidad concreta. Además, Lenin de alguna manera concibió a los partidos comunistas en su forma de organizarse y de actuar. En ese sentido mantenemos harto del leninismo, pero no es un dogma. Hemos aprendido a ser un partido no dogmático.

¿Es feminista el Partido Comunista?

Por lo menos hemos dejado el machismo de lado, creo. Iguale existe dentro de nuestras filas, como en las de todos los partidos. Lo principal en este caso es reconocerlo y tratar de remediar esa situación. nosotros hemos dado pasos importantes. El Comité Central es paritario. Nos falta dar el paso en los organismo regionales.

Tiempos mejores

¿Cómo van estos primeros días de oposición? ¿Qué reflexiones han llevado y cómo se están organizando?

En el pleno del Comité Central que hicimos en enero vimos que era muy prematuro adelantar cómo nos íbamos a mover frente al gobierno, porque todavía no estaban claras sus líneas de acción. Ahora ha ido quedando más claro. Primero, creo que toda la oposición fue sorprendida por este llamado a las comisiones de trabajo de niñez y seguridad. Nosotros nunca fuimos a la comisión de niñez. Sin embargo, analizamos el tema y decidimos no ir ni aunque nos invitaran, porque el hacerlo fuera del Congreso nos parece muy inapropiado. Además, no creemos que lleguen a planteamientos muy novedosos.

¿Por qué cree que hay personas de partidos de oposición que aceptaron participar?

Todos los partidos, menos el socialista que está en nuestra misma propuesta, están en controversia interna por este tema. Esto nos ha dado la posibilidad de que los partidos de oposición se reestructuren, sobre todo para empezar a tener propuestas conjuntas como partidos de oposición ante temas concretos.

¿Qué temas?

Por ejemplo, en el tema tributario o en el de niñez. Yo podría decir que ya está más claro lo que va a hacer el gobierno. Uno ve el discurso de la última etapa de la campaña, conciliador, algo populista. Tuvieron que tomar los temas de la Nueva Mayoría, entonces este discurso de la unidad nacional se ha ido diluyendo porque ha ido apareciendo la verdadera cara de la derecha, que es siempre la misma. La derecha no ha cambiado. Vienen todos los intentos de cambiar el tema de la objeción de consciencia, el tema de educación superior en el lucro, lo quieren hacer con las reformas laboral y tributaria… Existe una ofensiva al respecto y, además, tuvieron una muy mala caída respecto del tema de derechos humanos y reparación con el injustificado retiro del proyecto que le entregaba una pequeña reparación a los ex presos políticos.

¿No cree que exista cierto nivel de responsabilidad del gobierno anterior por no haber amarrado algunos de los temas que usted acaba de mencionar? Mencionaba el tema del lucro en educación superior, y la ley de aborto tres causales, por ejemplo…

Eso lo tendrán que asumir los ministros o la Presidenta. Respecto al tema de la objeción de consciencia, hay un tema con el Tribunal Constitucional (TC). Lo mismo con el lucro en la educación superior. No es que nosotros lo hayamos dejado pendiente, es que el TC le cambió el fondo a la ley. El TC, desde nuestro punto de vista, ha cometido una falta, por eso hemos presentado un juicio en lo civil, y estamos pensando algo que aparece como insólito: una acusación constitucional contra el Tribunal Constitucional, por haberse desmedido en sus funciones. No cumplió con el papel de armonizar la ley, sino que lo que hizo fue legislar; se atribuye funciones que no le competen. Eso no es responsabilidad del gobierno anterior. Es responsabilidad del Tribunal.

¿Y la agenda de reparación, con este proyecto que bloqueó el oficialismo?

Eso se podría haber cerrado antes. Ahí habría que ver la responsabilidad de todos. Las organizaciones de ex presos también alargaron mucho la discusión. Yo estuve metido en eso, lo sé totalmente. Era difícil conciliar las partes.

¿Y no fue que faltó la voluntad del ministro o la Presidenta?

Me da la impresión de