“Encuentros para un nuevo Chile” buscan construir una amplia convergencia de centro izquierda que aliente a las grandes mayorías sociales sostiene Lautaro Carmona

El secretario general del Partido Comunista, Lautaro Carmona, destacó en entrevista con radio Nuevo Mundo, que el documento titulado “Encuentros para un nuevo Chile” busca construir a la brevedad una amplia convergencia de centro izquierda que aliente a las grandes mayorías sociales.

Las dirigencias del PS, PC, DC, PRO, PPD, MAS y PR a nivel metropolitano  emitieron este texto conjunto, donde establecen diversas coincidencias en distintas materias y llaman a sostener encuentros en la perspectiva de lograr una “unidad social y política” de las fuerzas progresistas del país.

A juicio de Lautaro Carmona esta iniciativa demuestra que hay alternativas viables para derrotar a la derecha en las próximas contiendas electorales.

 

En ese sentido, Lautaro Carmona aclaró que los acuerdos suscritos buscan poner las urgencias de la ciudadanía por sobre la legítima diferencia e identidad de las diversas colectividades.

 

Por otro lado, el secretario general del PC, destacó las opiniones de parlamentarios del PPD, que se han desmarcado de las declaraciones excluyentes de su presidente, Heraldo Muñoz y por el contrario, se muestran proclives a los acuerdos con la bancada comunista y socialista en el parlamento.

 

En el texto se manifestó que “con la unidad social y política del pueblo, nuestro primer paso en este ciclo de conversaciones, será el diálogo acerca de nuestra identidad, de nuestra pertenencia, de nuestra memoria, de los valores e ideales que nos movilizan, de las vocaciones y talentos que deseamos se expresen con libertad”.




7 de julio: “Encuentro para un nuevo Chile” invitación de partidos politicos de oposición a sus dirigentes de movimientos sociales y de base de la RM

LO QUE NOS UNE

En las actuales circunstancias económicas, sociales, políticas, religiosas y culturales que vivimos los chilenos y las chilenas se reflejan los estados de ánimo de las personas, del pueblo. Se respira un clima de malestar y desesperanza, de incertidumbre y desconfianza frente al abuso, la violencia y la inseguridad.

Por eso, estamos llamados a construir la sociedad que queremos y hacer realidad nuestros sueños y esperanzas entre todos. Con las mujeres, empoderadas en sus derechos y garantías. Con el respeto a la diversidad e identidad sexual y de género. Con los estudiantes, con los trabajadores, con los profesionales, con los intelectuales, con los dirigentes sociales y, muy especialmente, con los jóvenes.

Son estos sujetos de nuestro país quienes mejor entienden los problemas ocasionados por un sistema económico perverso que daña el bienestar, la paz del pueblo, la convivencia nacional y la paz social.

Son estas voluntades activas —parte de los chilenos y chilenas de a pie donde conviven distintas realidades, algunas mejor integradas y con más oportunidades que otras— las que se cuestionan y quieren construir la sociedad del mañana.

Porque vivimos en un país donde la lucha por la vida nos empuja a competir entre nosotros y, en ocasiones, a perder la calidad de la vida y la vida misma en esta competencia, mientras se nos procura convencer que las cifras macroeconómicas, como el ingreso per cápita o la tasa de crecimiento del producto, son por sí mismas signo de progreso. La verdad es que no siempre que la economía crece, crecemos las personas. No siempre que los ingresos promedios se elevan, es nuestro promedio de ingresos el que sube.

Aspiramos a una sociedad donde el Estado y sus instituciones sean capaces de garantizar los derechos fundamentales que nuestro nivel de desarrollo permite y puede sustentar. Aspiramos a un medio ambiente en armonía con nuestras fuerzas productivas.

Aspiramos a una moral pública recta, trasparente y coherente con los valores de libertad, de justicia y de solidaridad que decimos profesar.

Sabemos que todo esto se consigue conquistando derechos sociales como la salud y la educación, como el trabajo y la vivienda dignos, donde las familias puedan vivir sin temores ni inseguridades.

Se consigue con políticas públicas consistentes, para dar armonía y sustentabilidad al medioambiente, con políticas públicas donde el arte y la cultura lleguen a cada rincón de la ciudad, con espacios para que los jóvenes se conviertan en protagonistas de los cambios y se les permita soñar en un mañana mejor. Y donde los adultos mayores disfruten activa y creativamente y tengan pensiones dignas, respetándolos y cuidándolos. En fin, para que todos y todas vivamos en un país más inclusivo, tolerante y menos discriminatorio.

De esas necesidades, desafíos y propuestas que siguen pendientes, queremos movilizarnos para reencontrar la fuerza de la unidad política y social del pueblo. Para que en el Chile del siglo XXI ningún compatriota quede excluido de entrar al pleno desarrollo con crecimiento económico, justicia y paz social.

Por ello convocamos a nuestros dirigentes de base, del barrio y de las comunas a un itinerario de conversaciones sobre nuestro territorio, sobre nuestros espacios comunitarios, sobre nuestras actividades económicas, sobre nuestras estrategias de seguridad y protección, sobre las migraciones que enriquecen nuestro entorno, y sobre nuestra creación cultural, con el fin de hacer más grande la Región Metropolitana que habitamos.

Tenemos la convicción de que juntos y juntas venceremos las atrocidades del mercado y frenaremos los abusos y las corruptelas de los poderosos.

Por eso, con la unidad social y política del pueblo, nuestro primer paso en este ciclo de conversaciones, será el diálogo acerca de nuestra identidad, de nuestra pertenencia, de nuestra memoria, de los valores e ideales que nos movilizan, de las vocaciones y talentos que deseamos se expresen con libertad.

Por eso nuestro primer encuentro será para pensar las culturas desde nuestros territorios:

Día: Sábado 07 de julio.

Horario: 9:30 a 14:00 horas.

Lugar: Santa Rosa #101, Sindicato ConStramet. Metro Santa Lucía.




Partido Comunista celebró 106 años en Valparaíso con amplia y transversal convocatoria

(Por NFG / Periodista). El Partido Comunista celebró en Valparaíso un nuevo gran acto por sus 106 años de historia. Con gran mística y fraternidad, los y las comunistas asistieron al Teatro Municipal de la porteña ciudad para homenajear de forma póstuma a 23 militantes con la medalla Luis Emilio Recabarren, quienes fueron víctimas de la dictadura cívico-militar.

El acto además destacó por la amplitud de su convocatoria, donde asistieron dirigentes sindicales y autoridades de oposición, como el diputado de Revolución Democrática, Jorge Brito; la concejala de Valparaíso, Zuliana Araya (PPD); la representante regional de la Democracia Cristiana, Mariella Valdés. También estuvo presente la Confederación Nacional de la Pequeña Industria y Artesanado (Conupia), el Sindicato de Trabajadores de Agencias de Aduanas (SINTAACH), la Asociación Nacional de Funcionarios de Aduanas (ANAFACH), dirigentes de base, el presidente de las Juventudes Comunistas, Camilo Sánchez y el Partido Comunista de la Quinta región.

El presidente del Partido Comunista de Chile y diputado, Guillermo Teillier, realizó un solemne discurso en el que repasó la historia de la colectividad de Luis Emilio Recabarren y Teresa Flores, camino que a su entender ha estado lleno de adversidades pero que lo mantienen de pie, luchando por el bienestar de los más humildes:  “En estos 106 años nuestro partido ha pasado por muchas vicisitudes, aproximadamente 35 años de su vida, el partido ha sido sometido a la ilegalidad y ha tenido que vivir de manera clandestina.  Hemos estado excluidos de participar en política por decisión ajena. Lo que venimos a decir es que a pesar de todas estas dificultades  nosotros estamos aquí hoy de pie  luchando y enfrentando las situaciones que por muy adversas que sean, siempre nos seguirán moviendo con fuerza  los intereses de los trabajadores y del pueblo en general”.

Además, agregó que con el ejemplo de los fundadores, y de los compañeros y compañeras que se homenajearon en la oportunidad, el Partido Comunista sigue luchando, así como “primero luchamos para que Allende llegara al poder, después para echar abajo la tiranía de Pinochet”, relató, y en los últimos años siendo parte de un gobierno y hoy, frente a una administración de derecha.

Referirse al momento político actual fue inevitable, porque el Partido Comunista ha reaccionado fuertemente ante los primeros meses del gobierno de Sebastián Piñera, por lo que el presidente de la colectividad afirmó que existe un sentimiento de confusión respecto a qué es lo que quiere este gobierno. “Él presentó un gran programa al país y convenció a la mayoría (…) pero lo hizo sobre la base de promesas;  pero llevamos más de 100 días de administración y esas promesas no se ven en forma concreta ni se ven tampoco  transformadas en proyectos de ley en beneficio de esa mayoría (…) Llegaron muy ufanos los ministros, se presentaron cuando empezó el gobierno, ‘tenemos muchos planes’ y no ha llegado nada (al Congreso)”, declaró.

 

Otro de los aspectos explotados por el actual presidente, en su anterior mandato y en el actual, es el de la delincuencia, Guillermo Teillier expresó que “él ha estado muy preocupado este último tiempo y yo creo que toda la sociedad chilena está preocupada” pero asegura, no ha hecho más que actividades efectistas “como salir a patrullar en la poblaciones, se han hecho razias”, lo que para el diputado es la estigmatización de los estratos más humildes.

“Nosotros quisiéramos que nos presentara un proyecto concreto de cómo atacar la delincuencia, no existe, entonces lo que está haciendo son medidas represivas,

eso no basta para reducir la delincuencia”, sostuvo el presidente del PC, y señaló que por ejemplo una de las vías es “la participación ciudadana”.

La política represiva se mantiene en la administración, así lo sostuvo  el timonel del Partido Comunista al comentar las últimas acciones que llevó adelante el Presidente Sebastián Piñera en la Región de la Araucanía donde anunció un nuevo contingente de carabineros con preparación en el extranjero. “El presidente Piñera va a la Araucanía,  y va a declarar la guerra e inventa el ‘Comando jungla’ con 80 carabineros especializados en la selva de Colombia para hacer la guerra ‘al terrorismo’. Puras leyes represivas, nosotros queremos ver dónde están las leyes constructivas”. Recordó también sobre la comisión presidencial de la niñez, que ya finalizó y aún no hay resultados concretos.

“Estamos ante una situación muy compleja”, advirtió el diputado refiriéndose por ejemplo a la pronta discusión del salario mínimo que se tiene que dar en el Congreso Nacional: “Están atrasados en el envío del proyecto, tendrían que haberlo mandado este mes, lo van a mandar  en julio pero en ese mes tiene que estar aprobado y van a enviar un proyecto para que lo discutamos apuradamente y no discutamos”, declaró.

También agregó que “se debe relacionar todo esto con el cierre de empresas en este último mes”, una de ellas en San Antonio que dejó a 1.209 trabajadores sin su fuente laboral. “La respuesta del ministro de hacienda es que los responsables son los trabajadores que piden mejoras laborales, lo que están buscando es flexibilizar el trabajo”, añadió.

Sobre la falta de proyectos de iniciativa presidencial, Guillermo Teillier indicó que espera que se haga lo que han acordado en algunas bancadas, “que hagamos funcionar el Congreso con proyectos del propio parlamento. Podemos tener una agenda legislativa ya que el gobierno no quiere enviar iniciativas” recalcó .

Es central para el presidente del Partido Comunista que las fuerzas que se oponen a este gobierno puedan “recomponer o establecer la unidad de la oposición pero con una mirada de más largo alcance, no sólo coyuntural”. Guillermo Teillier ha sido claro en señalar la unidad de los sectores, los que tienen muchas cosas que los diferencian pero también aspectos en común, “donde quedaron temas importantes como la empresa nacional del litio, pueblos originarios, la regionalización y una nueva Constitución (…) Que el pueblo de Chile que no nos vea disputando cargos en tal o cual repartición, que nos vea construyendo un programa que responda a sus anhelos, un programa de acuerdo con el pueblo con las organizaciones sociales, no separados de ellos” .

Para finalizar su discurso, Teillier relató los siguientes pasos de la colectividad, la que se prepara para su Conferencia Nacional, la que consta de hacer los últimos análisis de la derrota político electoral, su paso por el gobierno y adelantaron que van en esta instancia a revalorizar las reformas que llevaron adelante en el gobierno de Michelle Bachelet, ya que, en palabras de Guillermo Teillier no lo ven como un legado de un gobierno, sino como un proceso vivo: “no es un legado, las reformas no han muerto, están vivas y son necesarias en nuestro país”.

Finalmente, el presidente del Partido Comunista entregó, en conjunto con otros dirigentes nacionales y regionales, las 23 medallas Luis Emilio Recabarren a los familiares de nuestros héroes y heroínas. El PC ha logrado identificar a 505 compañeros y compañeras asesinados por la dictadura cívico-militar chilena. La entrega de este reconocimiento póstumo es para el dirigente máximo del partido “un símbolo de todo nuestro afecto, de todo nuestro cariño, de todo nuestro agradecimiento. Nunca olvidaremos sus nombres, lucharemos por verdad, justicia, reparación y lucharemos firmemente para que nunca más suceda lo que ocurrió en Chile el año 1973 y durante 17 años consecutivos, lo prometemos en nombre de todos ellos”.




Precisiones de Guillermo Teillier sobre actual escenario político: “Hay sectores que quieren establecer un “anillo de los elegidos”, dejando fuera a “excluidos” a los que sólo se convocaría para ganar elecciones nada más”

Teillier, en entrevista a fondo con el periódico digital elsiglo.cl,  cuestionó exclusiones dentro de la oposición. Habló de la próxima Conferencia Nacional del Partido Comunista, de la “sequía legislativa” del gobierno de Piñera, de temas laborales y sobre América Latina.

A continuación principales párrafos, preguntas y respuestas frente a la contingencia con importantes definiciones sobre el cuadro político: “…dentro de la oposición hay sectores que quieren establecer un “anillo de los elegidos”, dejando fuera a “excluidos” a los que sólo se convocaría para ganar elecciones, nada más. Teillier estableció: “La pregunta es qué va a prevalecer, la posición unitaria, sin tapujos ni exclusiones que se fortalece en la base ciudadana y social y de los propios partidos o las posiciones ambiguas y excluyentes que se tratan de imponer desde algunos sectores políticos”.

También expresó preocupación por lo que está ocurriendo en el mundo laboral, con aumento de despidos y proyectos de flexibilización en derechos. “Será necesario levantar una barrera ante los intentos de precarizar más las condiciones de los trabajadores chilenos”, indicó.

Al hablar de América Latina estableció que no hay un repliegue de la izquierda y el progresismo y puso varios ejemplos que darían cuenta de que lejos de una consolidación de la derecha, hay un “avance de fuerzas sociales y políticas progresistas y de izquierda”. Sobre la insistencia de partidos de derecha de meter al PC en temas de procesos de otras naciones, como Venezuela o Nicaragua, Teillier aseveró que ese sector usa “conflictos en otros países para convertirlos en factor para la división de fuerzas opositoras en Chile”.

Sobre la unidad y el PC como “piedra de tope” el diputado expreso: “Aún no he conversado con los presidentes recién electos del Partido Demócrata Cristiano (PDC) y el Partido Por la Democracia (PPD) y no tengo una versión directa de sus posiciones. Me da la impresión que en esos partidos existen tensiones respecto a cómo asumir una política de alianzas políticas, si hacerlo con todos los partidos de centro izquierda o excluyendo a algunos, salvo en los eventos electorales en los cuales nos dicen que podríamos estar todos. Nos están diciendo al PC y al Frente Amplio que podemos ir todos juntos a la elección presidencial, elegir un Gobierno, pero no todos podrían participar de este.

Agrega: “Un círculo interior de “elegidos” en el gobierno y fuera de ese anillo los otros, los excluidos, solo apoyando desde fuera. Poner así las cosas deja a la derecha en las mejores condiciones para continuar cuatro años más en el Gobierno, en las alcaldías y en las gobernaciones regionales. Y podría también abrir la posibilidad de que fuera de ese “anillo de elegidos” se conformara una tercera vertiente no dispuesta a participar como comparsa y solo para dar sustento a los cálculos meramente electoralistas de algunos. Creo que Chile necesita algo distinto, muy distinto. Por ahora se observa que dirigentes, militantes, parlamentarios, alcaldes, concejales, dirigentes sociales de todos los partidos de oposición hacen esfuerzos por llegar a acuerdos tras objetivos concretos frente a la coyuntura y en una búsqueda de cómo seguir avanzando hacia el futuro de manera unida, lo que consideramos estratégico frente a una eventual definición con la derecha. La pregunta es, qué va a prevalecer, la posición unitaria, sin tapujos ni exclusiones que se fortalece en la base ciudadana y social y de los propios partidos o las posiciones ambiguas y excluyentes que se tratan de imponer desde algunos sectores”.

Al Gobierno se le acusa de “sequía legislativa” y el Gobierno respondió que hay “obstruccionismo” de la oposición. ¿En qué estamos en estos momentos con la agenda legislativa?

Hay sequía legislativa. No tengo dudas que el Gobierno enviará varios proyectos, pero se ha demorado y hay temas en los que se ha perdido un precioso tiempo legislativo. Por qué la demora, porque no es el Gobierno tan eficiente del que se ufana la derecha, reconocido por algunos de ellos mismos, y porque está construyendo proyectos dirigidos a desandar el camino de reformas del Gobierno anterior y para ello necesita comprometer votos en el Congreso donde está en minoría. Ya está atrasado el envío del proyecto sobre reajuste del salario mínimo y la Reforma Tributaria y la Reforma Laboral, sin duda están en la mira del Gobierno y el gran empresariado para adecuarlas a sus intereses.

Preocupación expresó sobre la votación de algunos diputados de oposición y su actuar “independiente”: “Bueno, el rechazo de la acusación constitucional al Ministro de Salud da a pensar que en las bancadas de oposición ya hay parlamentarios dispuestos a votar sí o sí por el Gobierno. No todos los que votaron contra la acusación, pero que los hay, los hay”.

Se viene una Conferencia Nacional del PC. ¿Para qué se hace, cuáles serán los temas?

Sería largo enumerar temas, pero su propósito es terminar el análisis de las causas de la derrota política electoral, poner de relieve los avances logrados por el Gobierno en el que participamos y establecer los lineamientos políticos y programáticos hacia el futuro mediato e inmediato. Vivimos un  nuevo momento político, somos oposición a un Gobierno de derecha, y en el plano latinoamericano enfrentamos la agudización de las políticas intervencionistas del Gobierno de (Donald) Trump y el alineamiento con esas políticas de la derecha y sectores socialdemócratas y socialcristianos, con el propósito de evitar la convergencia de grandes mayorías nacionales y limitar los procesos de reformas sociales y políticas a los marcos que impone el modelo neoliberal. Significa también un resquebrajamiento de la integración de los países de centro y sur América.

¿Esa Conferencia va a incluir reacomodos orgánicos, modificaciones de estructura del PC, cambios de dirigentes para este periodo político?

Todos los reacomodos necesarios y posibles para tener un instrumento de Partido capaz y dispuesto a llevar adelante nuestra política. Se crean nuevas direcciones de trabajo, se propenderá al reforzamiento de las orgánicas intermedias, una redistribución de las responsabilidades de los dirigentes, una profunda campaña de educación y una incorporación de nuevos militantes activos que provengan de los miles que han adherido a nuestros registros. Desde luego nos interesa potenciarnos para los eventos electorales, pero a la par y tan importante como ello nos interesa elevar nuestra presencia en el mundo social y contribuir a la lucha por sus demandas.

El PC y sus desafíos electorales:

Cuando fueron las municipales a ustedes no les fue muy bien. En las parlamentarias subieron su representación, pero se mantienen en un  5% de votación. ¿Cómo ve el desafío de crecimiento electoral del PC?

Es nuestro desafío, muy importante, incrementar nuestra votación en la elección de concejales. Y en ello nos jugaremos a concho. La Conferencia establecerá el cómo.

¿Cómo ve usted el futuro más cercano de la izquierda chilena? ¿Dónde deberían estar los énfasis?

La izquierda chilena es una gran fuerza, pero a veces nos creemos la forma como nos etiquetan y tratan de convertirnos en una especie de guetto ideológico, que limita con un centro difuso o con una llamada clase media también difusa en sus límites. Hay una deformación en la conciencia social en cuanto a pertenencia, pero sí  hay  reivindicaciones sobre temas valóricos y medioambientales, étnicos, de calidad de vida  que atender con urgencia, sin dejar de atender la base de las diferencias sociales, las contradicciones de clase en el proceso de producción. Lo claro es que la izquierda debe salir del  guetto que nos asignan nuestros adversarios, porque en la sociedad conviven clases sociales, la principal la de los trabajadores. También distintas capas sociales, hay diversos intereses en juego, la inmensa mayoría de los asalariados, también una gran parte de pequeños y medianos empresarios, intelectuales, profesionales, mujeres, hombres, jóvenes y viejos, todos buscan respuesta. Construir un programa y una estrategia de desarrollo sustentable, con empleos dignos, es una prioridad hoy día.

Preocupación por América Latina:

La derecha evidentemente está usando los conflictos en otros países para convertirlos en factor para la división de fuerzas opositoras en Chile. Tendrán éxito si no se crea una cultura de la convivencia de las diferencias, es un desafío. La injerencia extranjera que se da hacia otros países también se instala en nuestro país y mete la cola en nuestros asuntos. Claro que no vamos a dejar por eso de expresar nuestra posición contraria a la intervención y la injerencia y de respeto por la autodeterminación de los pueblos, en favor del diálogo y la salida política cuando se instala la confrontación violenta, fuente de atropellos de los derechos de las personas y contraria a la Paz y la convivencia. Bastaría que Estados Unidos deje de intervenir, para producir una distención que el continente necesita. (Barack) Obama abrió una pequeña esperanza, Trump la está echando al tacho de la basura y en Chile no faltan los que se alegran y tratan de sacar provecho de ello.

¿Preocupa el avance  de la derecha en Latinoamérica?

Desde luego que sí,  pero confiamos en los pueblos y en los trabajadores. Por lo demás, es un avance relativo. En Brasil, Michel Temer no da más con las acusaciones de corrupción y todo el mundo sabe que para la elección presidencial la mayoría la tiene Lula Da Silva y si persisten en tenerlo preso, ganará el candidato que él respalde. En Argentina, Mauricio Macri está en una debacle, hace unos días le hicieron un paro general de proporciones. En Colombia, Gustavo Petro, el candidato de izquierda, rompió décadas de binominalismo de dos partidos de derecha, pasó a segunda vuelta y obtuvo más de ocho millones de votos. Andrés López Obrador está por ganar en México. Es decir que hubo triunfos de la derecha pero lo importante es el avance de fuerzas sociales y políticas progresistas y de izquierda.

¿Están en repliegue las fuerzas progresistas y de izquierda, se están reorganizando…?

No hay repliegue, hay derrotas ante una nueva estrategia imperial para América, nuevas formas de desestabilización y golpes de Estado “blandos”, guerra económica, bloqueo, amenaza. Están también los errores que comete la izquierda, las divisiones y la derecha actúa sobre esa base. Además, como le decía antes, lo que vemos es una movilización de las fuerzas progresistas y de izquierda, en lo social, lo político y electoral. Hay una ofensiva democratizadora y antineoliberal en América Latina.

¿Qué importancia la atribuye al Foro de Sao Paulo que reunirá a toda la izquierda latinoamericana el próximo mes?

Es una reflexión necesaria sobre la nueva situación en el mundo y especialmente en América Latina. Será una oportunidad única de encuentro, reflexión e intercambio entre partidos y movimientos de izquierda. Adelanto, para que no vayan a empezar con cantinelas, que allá en La Habana, donde será el encuentro, se va a dialogar, a conocer, nadie impondrá una línea a nadie. Es la convergencia del diálogo de partidos democráticos, progresistas, de izquierda, socialistas, comunistas e incluso socialdemócratas de nuestra América, da la impresión que esta vez el diálogo se dará también con partidos de Europa, Asia y Africa.

La alerta hacia el mundo sindical  y del trabajo:

Hay empresarios y medios de prensa que le echan la culpa a los sindicatos y al PC del cierre de empresas. Hay varias que ya cerraron con numerosos despidos.

“Es una falacia de empresarios y el Gobierno de derecha para desacreditar la reforma laboral, la negociación colectiva, la organización sindical. Hasta en la prensa especializada se mostró que las demandas y las cortas huelgas de trabajadores no tuvieron nada que ver. Hay mala gestión, hay problemas propios de este libre mercado que afecta a los asalariados. Sumemos los cientos de despidos en el sector público, en varios medios de comunicación, en otras empresas. Los responsables son otros, es una grosería decir que son los trabajadores”.

Hay una agenda laboral del Gobierno que pasa algo desapercibida: empleo juvenil, teletrabajo, revivir los grupos negociadores por sobre los sindicatos, no subir mucho el salario mínimo.

“Hay un esfuerzo del gran empresariado por instalar una mayor flexibilización y adaptación laboral. Somos contrarios a una política que otorgue por esta vía más beneficios patronales. En todo caso estamos atentos a la voz de los trabajadores. Será necesario levantar una barrera ante los intentos de precarizar más las condiciones de los trabajadores chilenos”.